Paul Urkijo

El realizador vasco Paul Urkijo aprovecha el confinamiento para dar forma a un nuevo proyecto tras el éxito de ‘Errementari’

Por Aida M. Pereda

Paul Urkijo es la tenacidad en estado puro. Y es que después de siete años consiguió levantar ‘Errementari’, la película que siempre quiso hacer. Rodada en Araba, íntegramente en euskera antiguo, consiguió no sólo captar el interés del mismísimo Álex de la Iglesia, sino que además entró a formar parte del catálogo de Netflix.

Con apenas 2,9 millones de euros de presupuesto conoce en primera persona lo que es hacer frente a todas las adversidades que ocurren en un rodaje, por lo que lejos de amedrentarse ante la “nueva normalidad”, que obligará a las producciones audiovisuales a seguir estrictos protocolos de seguridad sanitaria, es optimista y cree que la industria cinematográfica saldrá adelante a pesar de esta nueva crisis. “Una película es un acto imposible por naturaleza. Ahora las circunstancias mandan, pero nos adaptaremos”, cuenta en esta entrevista:

Y aprovechamos la charla para recomendaros ver ‘Errementari’, la fábula de ‘El herrero y el diablo’, donde el terror y la fantasía se dan la mano para hacernos ver que ni los malos son tan malos ni los buenos son tan buenos como se pintan en un emotivo viaje a los infiernos en busca de la redención.

El origen de esta película se remonta a una antigua historia del folklore vasco ambientada durante la Primera Guerra Carlista, que impactó a Urkijo cuando la escuchó de niño y por ello eligió rodar en su tierra, Araba, para ser lo más fiel posible al espíritu de esta fábula:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *