Zinemaldi Alfombra Roja

La tradicional cita vasca tiende la mano al Festival de Cannes, que ha sido cancelado a causa de la Covid-19, con la proyección de 17 títulos de su selección

Por Aida M. Pereda

En medio de la pandemia, el Festival Internacional de Cine de San Sebastián (SSIFF) ultima los preparativos para celebrar su 68ª edición. La más complicada sin duda en sus décadas de andadura, pero también la más especial, pues mantiene su apoyo a la industria cinematográfica, tan castigada por la crisis sanitaria.

El glamour de esta cita de alcance mundial se vislumbrará únicamente a través de las pantallas, más desangelada que nunca con alfombras rojas sin público, al igual que las galas de inauguración, clausura y entrega del Premio Donostia, que se realizarán a puerta cerrada.

Entre las restricciones impuestas por el coronavirus se obliga a llevar  mascarilla a todos los asistentes y se ha establecido un aforo reducido, que oscila entre un 30 y un 60% en función del tamaño de las salas. Además se han suprimido sedes de proyecciones como el Velódromo y se han programado 159 pases y 64 películas menos que en 2019.

Será obligatorio llevar  mascarilla y el aforo es reducido. Además se han suprimido sedes de proyecciones y se han programado 159 pases y 64 películas menos que en 2019

El aforo de las salas se ha reducido para mantener la distancia de seguridad.

Compromiso con el séptimo arte

Sin embargo, los espectadores han vuelto a volcarse con esta tradicional cita con el séptimo arte. Y es que el mismo día que se pusieron a la venta las entradas, se vendieron más del 90% de las localidades disponibles para las tres primeras jornadas. El director del festival, José Luis Rebordinos, ha querido agradecer “la respuesta del público que, en el año más difícil, ha respondido de una forma extraordinaria”.

Además, la cita donostiarra ha tendido su mano a su hermano mayor, el Festival de Cannes -que ha cancelado su 73ª edición a causa de la pandemia-, incluyendo en su programación 17 títulos de su selección de este año. Su director, Thierry Fremaux, participará en la gala inaugural junto al director del Festival de San Sebastián, José Luis Rebordinos, para rendir homenaje a Cannes y al resto de citas que no han podido celebrarse este año por culpa de la crisis sanitaria mundial.

Consagrados directores, de la talla del realizador francés François Ozon, con Été 85 / Summer of 85 (Verano del 85), un relato de amores adolescentes; y el danés Thomas Vinterberg con Druk / Another Round, que acompaña a unos profesores embarcados en su excéntrico experimento etílico, concursarán este año en la Sección Oficial junto con la directora japonesa Naomi Kawase, que estrena Asa ga kuru  / True Mothers, una interesante historia sobre un matrimonio que decide adoptar a un niño.

El director del festival, José Luis Rebordinos, ha querido agradecer “la respuesta del público que, en el año más difícil, ha respondido de una forma extraordinaria”

‘Rifkin’s Festival’, la nueva película de Woody Allen, ha sido rodada en San Sebastián.

Woody Allen inaugura el festival

Pero sin duda, una de las películas más esperadas es la nueva comedia romántica de Woody Allen, ‘Rifkin’s Festival’, que fue rodada precisamente en San Sebastián y otras localidades de Gipuzkoa. El filme -fuera de concurso-, cuenta en su reparto con Elena Anaya, Louis Garrel, Gina Gershon, Sergi López, Wallace Shawn y Christoph Waltz y narra la historia de un matrimonio estadounidense que acude al Festival de San Sebastián y queda prendado de la belleza y encanto de la ciudad y de la fantasía del mundo del cine. Ella tiene un ‘affaire’ con un director de cine francés y él se enamora de una española residente en la ciudad. 

El Premio Donostia recaerá en esta ocasión en el carismático actor Viggo Mortensen, que recala en Euskadi para presentar su debut como director al frente de ‘Falling’.

Y Fernando Trueba será el encargado de clausurar el Festival con ‘El olvido que seremos’ -fuera de concurso- basada en el libro homónimo de Héctor Abad Faciolince.

Este año sólo habrá un Premio Donostia y recaerá en el actor Viggo Mortensen, que presentará su debut como director con ‘Falling’

En las secciones paralelas destacan las propuestas siempre inspiradoras de New Directors; Zabaltegi-Tabakalera, la sección competitiva más abierta del Festival, donde no hay normas, ni limitaciones de estilo o tiempo; Perlak, que reúne largometrajes aclamados por la crítica y premiados en otros festivales; o Zinemira, Made in Spain y Horizontes Latinos, que dan visibilidad a interesantes propuestas alumbradas en Euskadi, España y Latinoamérica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *