JORGE VEGA

Imaginemos por un momento que todas las naciones tuvieran una “appatar” (supongo que se entiende) que los usuarios pudieran instalarse en sus terminales móviles.

No es nuevo que las restricciones de Apple para poder vender una de sus aplicaciones son a veces bastante mareantes mientras que las aplicaciones que podemos descargar para Android (lo siento por Symbian… ¡qué años pasados!…) pueden tener cualquier código malicioso y ahí estarán para descargar.

Pues bien, después de un agosto de noticias y noticias sobre la estabilidad de España y todo el tema de recortes, despidos, Mónica Limón, Mónica Naranjo, se me encendió la bombilla  al darme cuenta de que si este país fuera una aplicación, jamás se vendería en el Apple Store.

El análisis es sencillo. Empecemos por el principio de la aplicación:

1- TOMA DE REQUERIMIENTOS Y NECESIDADES

Empezamos mal. Para poder desarrollar nuestra aplicación debemos conocer el estado de todos los parámetros tangibles de la nación antes de poder establecer acciones de uso o mejora en la misma. Necesitamos hablar con alguien que nos lo cuente, pero, en este caso, si tenemos que recurrir al partido que gobierne una nación (que probablemente habrá incumplido su plan electoral) nos dará unos datos poco fiables o que puede que a mitad de proyecto se modifiquen drásticamente.

Por lo tanto, empezamos con dudas el proceso.

2- PLAN DE ESTRUCTURA DEL PROYECTO

Una vez analizados los datos con los que trabajamos, crearíamos una estructura de proyecto en el que identificamos los puntos fuertes que va a tener nuestra aplicación, potenciaremos servicios y facilitaremos el uso y la accesibilidad para todos. 

Eso sería lo que debería pasar, pero ya que andamos recortando en servicios, no tenemos a los mejores desarrolladores e investigadores de I+D+i ya que se han ido a consultoras extranjeras y tenemos a los becarios desarrollando con antiguos Pentium 4-s y con los manuales online para ver cómo se programa en estos lenguajes actuales, ya que los que se encargan del dinero en inversiones no han sabido ir actualizando los equipos y metodologías de enseñanza en un mundo que cambia en 24 horas.

Por ello, la estabilidad de la aplicación, se verá comprometida y se bloqueará y reiniciará de manera espontánea.

3- SEGURIDAD

Uno de los puntos obligatoriamente eficaces 100% debe ser la seguridad. Por desgracia,  si queremos publicar en IOS, Apple revisará todo el código y no nos dejará publicarla hasta que esté blindada. Evaluemos entonces nuestros parámetros para saber si somos seguros o no: ¿Existe código malicioso en nuestro código? Evidentemente, sí.

Estamos siendo revisados por una consultora externa europea, cuyos inversores capitalistas son un cluster de otro país, la cual analiza todas nuestras líneas de código, acciones de marketing, propuestas de negocio para explotarlas en la aplicación… evidentemente, lo que ocurre es que ya que nuestra amiga la consultora es de otro país, ellos tienen su propia aplicación en el mercado y pueden manipularnos y cambiarnos el código para que nunca lleguemos a tener una aplicación tan estable o de tantos servicios como la suya. Pero no vamos a dudar de ellos, seamos bien pensados.

Pensemos en la seguridad de los datos de nuestros usuarios, ¿las claves de acceso serán seguras?, ¿podrán garantizar que nuestros datos no serán vendidos a terceras personas? Bueno, si entendemos piratear por introducir código externo con objetivos desconocidos, Eurovegas es un ejemplo de que se pueden flexibilizar nuestros requerimientos mínimos de programación para incluir código de un “Experto programador” que no quiere beneficiarse sino sólo colaborar con nosotros…. claro.

Por estas y muchas otras analogías que se me ocurren como la de por qué no es buena idea crear un código que exprima el procesador del terminal para intentar mantener la aplicación sin que se bloquee o caiga, creo que si no podemos garantizar que nuestra aplicación será estable, que tiene un proyecto sólido, con unos objetivos muy claros de escalabilidad de servicios ofertados y una seguridad totalmente blindada, la EspañApp no podremos descargarla desde el Apple Store, con las otras apps europeas y mundiales, que se descargan a esos terminales tan chulos que tienen y se regalan a los grandes banqueros e influyentes mundiales (o el Gobierno Vasco), para poder usarla.

La nuestra se descargará, y por fortuna, en entornos que se reservan a los menos ‘chic’, pero entre los cuales se encuentran desarrolladores locos que intentarán crear aplicaciones propias, asociativas, mejorando los servicios y con nuevas ideas de negocio para nuestra app. Pero eso es otra historia, ya que son estudios pequeños y EspañApp lo lleva una Gran Consultora Nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *