bastón i4life

La INCERTIDUMBRE se escribe en letras mayúsculas en el horizonte próximo; un escenario óptimo, sin embargo, para la I+D

Por Aida M. Pereda

La INCERTIDUMBRE se escribe en letras mayúsculas en el horizonte próximo; un escenario óptimo, sin embargo, para la innovación. Y es en los tiempos del coronavirus, cuando la I+D se vuelve todavía más imprescindible si cabe. Esta es nuestra conclusión tras hablar con tres emprendedores que no conciben la vida sin una evolución tecnológica que se involucre a nivel social por y para las personas.

“La innovación social siempre es necesaria. Sin embargo, esta pandemia ha cambiado nuestra manera de ver el entorno y también nuestras prioridades: ha hecho aflorar aspectos del sistema sanitario y residencial que hay que considerar bajo nuevos parámetros, nos ha hecho replantearnos hábitos de trabajo que pueden cambiarse en beneficio de todos y del medio ambiente (teletrabajo, reuniones sin desplazamientos, etc.) y nos deja una crisis económica que inevitablemente generará nuevas ideas. Y evidentemente, la innovación social es necesaria para que la sociedad de mañana sufra en la menor medida posible las consecuencias de esta difícil situación”, asegura Miguel Perdiguer, CEO de Pensium.

Tanto es así que la innovación con carga social se erige como “única vía para adaptar al individuo con la nueva realidad”, ratifica Marián García Prieto, CEO y fundadora de i4life, porque “la COVID ha venido a cambiarnos la vida. La sanidad, la atención a las enfermedades crónicas o a las personas más frágiles son aspectos que se están viendo obligados a cambiar, junto con la redefinición de conceptos como soledad/compañía o modelos de ocio”, ratifica.

Desde la industria ‘tech’ estamos imaginando lo que iba a ser un cambio paulatino para convertirlo en un cambio rápido y adecuado

Tras detectar las nuevas necesidades expuestas durante la actual crisis sanitaria, “desde la industria ‘tech’ estamos imaginando lo que iba a ser un cambio paulatino para convertirlo en un cambio rápido y adecuado”, puesto que “el tiempo disponible para implementar estos cambios es casi nulo”, corrobora la fundadora de i4life.

Estos dos proyectos españoles, i4life y Pensium, junto a Bastón Egara, forman parte de los nueve finalistas a los Premios de Innovación Social de la Fundación Mapfre, que pretenden “aportar soluciones reales a problemas reales”, como mejorar la calidad de vida de las personas, reducir la contaminación de las ciudades o hacer frente a las necesidades generadas durante la crisis actual.

El bastón Pauto de i4life está diseñado para las personas con Alzhéimer y Párkinson.

Mejora de la movilidad de personas con Párkinson y Alzhéimer

En la categoría de mejora de la salud y tecnología digital, se enmarca Pauto de i4life, un dispositivo inteligente acoplado a un bastón que es capaz de emitir estímulos visuales y táctiles para ayudar a que las personas con Parkinson y Alzheimer ganen confianza e independencia.

La idea surgió a raíz del contacto con neurólogos y pacientes. “Los trastornos de la marcha, conocidos como episodios de congelación o ‘freezing’, son el síntoma más incapacitante de los afectados por Párkinson y así nos lo comentaron. Empezamos a trabajar en una solución y, mano a mano con ellos, vimos que era posible darles, además de la herramienta de desbloqueo (luz láser y vibración), una herramienta de geolocalización (el botón de Cruz Roja, pero para la calle). Así, surgió el bastón tal y como es ahora. De aquel bastón ‘básico’ que emitía luz, llegamos a un bastón ‘inteligente’ que además de emitir luz, también vibra, localiza, lanza alarmas de emergencia, captura datos y emite informes de actividad y síntomas”, indica García Prieto, fundadora de i4life.

El bastón de i4life ayuda a los enfermos de Alzheimer y Parkinson a superar los trastornos de la marcha, conocidos como episodios de congelación o ‘freezing’

Se trata de un dispositivo fácil de usar que tiene ‘oculto’ un cerebro del que pueden sacar partido los cuidadores y médicos para mejorar la vida del paciente y su objetivo es “conectar al paciente con su entorno de la forma menos invasiva posible. Darle autonomía e independencia, pero con seguridad”, explica.

Un bastón inteligente para las personas con problemas de visión

En la categoría de movilidad sostenible y seguridad vial podemos descubrir también Bastón Egara, un mango de asistencia inteligente que se adapta al bastón tradicional que utilizan las personas ciegas y que permite evitar colisiones con obstáculos aéreos gracias a tres sensores que informan de los elementos situados frente al usuario y algoritmos de inteligencia artificial que se encargan de generar un aviso cuando existe un peligro real de colisión, por ejemplo contra una rama de árbol, un toldo o el espejo retrovisor de un camión.

El diseño de este bastón inteligente partió de la necesidad personal de uno de los miembros de la Cátedra de Investigación en Retinosis Pigmentaria ‘Bidons Egara’ de la Universidad Miguel Hernández de Elche. “Hace unos años fui diagnosticado de un glaucoma muy avanzado y con una severa pérdida de visión. Dado que soy una persona alta, mido 1,90, al bajar una escalera estuve a punto de golpearme con el techo y le pregunté al técnico de la ONCE que me acompañaba y que me estaba enseñando el uso del tradicional Bastón Blanco, cómo podía evitar ese tipo de obstáculos. Me dijo que, desgraciadamente, el bastón no podía detectarlos, por lo que lo habitual era poner el brazo frente a la cara”, relata Antonio Alarcón Castro, responsable de desarrollo de Bastón Egara.

Bastón Egara complementa al bastón tradicional que usan las personas ciegas y permite detectar obstáculos aéreos

“Cuando comenté lo que me había pasado a mis compañeros, se sorprendieron de que no existiera ninguna solución para el problema de los obstáculos aéreos, como ramas de árboles, toldos, espejos retrovisores, etc, que representan un peligro para personas ciegas o con discapacidades visuales. Y rápidamente nos pusimos a pensar en posibles soluciones“, relata Alarcón Castro.

Financiación de los cuidados asistenciales

En la categoría de innovación aseguradora, destaca Pensium, una solución que facilita que las personas mayores dependientes puedan financiar sus cuidados asistenciales, en residencia privada o en su domicilio, sin necesidad de vender su casa.

“Cada vez tenemos una esperanza de vida mayor, y esto conlleva de una parte, más probabilidad de tener dependencia, y de otra, mayor necesidad de recursos para atender a las personas mayores. Los recursos públicos no son ilimitados y muchas familias tienen que asumir el coste de la asistencia privada de su familiar mayor. Vimos que esto era un problema social mal resuelto y buscamos alguna solución que permitiera a las familias obtener financiación sin necesidad de perder su patrimonio”, cuenta Miquel Perdiguer, CEO de Pensium.

El programa Pensium ayuda a las personas mayores dependientes a financiar sus cuidados asistenciales

Así, en 2016, nació la idea de Pensium, un programa que pretende “que las familias obtengan recursos de la vivienda de la persona mayor alquilándola y conseguimos que les anticipen los alquileres para que puedan pagar los costes asistenciales que precisan. “Nuestro deseo era aplicar nuestros conocimientos para resolver el problema de los cuidados de las personas mayores dependientes, que algunos de nosotros ya teníamos en residencias, y queríamos hacerlo de una manera justa y equilibrada porque estamos ante un colectivo de personas especialmente vulnerables”.

Su esfuerzo ya ha obtenido varios certificados de impacto social, incluyendo su reconocimiento como Best of Spain B CorpTM en la categoría de Clientes en 2019. Y su objetivo es “que el programa Pensium sea un referente como sistema de pago de los cuidados asistenciales de las personas mayores dependientes. Nosotros hacemos todas las gestiones de formalización del programa, del contrato de alquiler o incluso las obras si son necesarias. Queremos hacer la vida de las personas dependientes y sus familias más fácil”, concluye.

El programa Pensium permite a las personas mayores pagar los costes asistenciales que precisan.

Una red en continuo crecimiento

Los proyectos participantes forman ya parte de Red Innova de la Fundación Mapfre, una comunidad emprendedora con más de 60 startups -incluidos los ganadores de pasadas ediciones de estos premios de innovación social, donde ponen en común proyectos y experiencias.

Un laboratorio que ha estado especialmente activo durante el confinamiento, indican, ya que “muchos de los emprendedores sociales han adaptado sus servicios a las necesidades generadas por la pandemia, como por ejemplo a través de la producción de material sanitario con impresoras 3D, ofreciendo servicios gratuitos de atención psicológica, atendiendo a agricultores por vía telemática o aportando rehabilitación o monitorización remota online”.

En este sentido trabaja ya el equipo de Bastón Egara. “Una de las medidas propuestas para contener el virus y evitar su expansión es mantener al menos un metro y medio de distancia entre las personas. Esta medida es fácil de llevar a cabo para las personas con una visión normal, sin embargo muchas personas con discapacidades visuales tienen graves problemas para mantener la distancia de seguridad, por lo que es necesario el desarrollo de nuevas herramientas que permitan mantener la distancia social en personas con diferentes capacidades”, explica Antonio Alarcón Castro, responsable de desarrollo de Bastón Egara, que nos adelanta que están diseñando una nueva versión de su dispositivo para que pueda ayudar “no sólo a detectar obstáculos aéreos, sino también a mantener la distancia social”.

Otro ejemplo es el de Pensium, que han introducido una “pequeña innovación” en su servicio. “A las personas que van a residencias les facilitamos una tablet para que estén en contacto con sus familiares, ya que las visitas pueden sufrir restricciones. Antes del COVID no se nos hubiese ocurrido”, asegura.

El equipo de Bastón Egara está trabajando para incorporar en su dispositivo un modo que permita a las personas con problemas de visión a mantener la distancia social

-¿De qué forma la innovación social puede contribuir a la transformación global?

-Marián García Prieto, CEO de i4life: La innovación social es una nueva responsabilidad de las empresas y también de los individuos. Hay que pensar más allá de los beneficios económicos y empezar a diseñar soluciones que incorporen beneficios sociales tanto para los empleados como para la sociedad en general. Sólo tratando de dar solución a tareas no resueltas hasta ahora (porque la motivación era puramente económica) llegaremos a transformar la sociedad, las relaciones y las formas de vivir y envejecer.

La buena noticia a este respecto es que ganar dinero es necesario, pero transformar la vida de las personas y dar soluciones efectivas para problemas cotidianos no resueltos es mucho más gratificante. La sensación de ver cómo alguien que no podía salir a la calle, ahora sale porque usa tu bastón es ‘adictiva’ y cuando tu equipo lo vive, las ganas de seguir aportando cambios y proporcionando soluciones se contagian.

Los colectivos más vulnerables, como las personas mayores, dependientes o con problemas de visión son los beneficiarios de estas innovaciones.

-Antonio Alarcón Castro, Responsable de Desarrollo de Bastón Egara: Estamos convencidos de que la tecnología y la innovación pueden contribuir de una forma muy importante a la transformación global y, además, mejorar la calidad de vida de muchas personas. Hoy en día es muy importante afrontar los desafíos de nuestra sociedad a nivel global.

Miquel Perdiguer, CEO de Pensium: La propia sociedad va generando nuevas necesidades que requieren adaptación e innovación constante para dar respuesta a las nuevas necesidades que surgen. Por eso la innovación social es básica para que las sociedades evolucionen y crezcan.

-¿Creéis que es difícil innovar en España?

-Marián García Prieto, CEO de i4life: No. Tenemos muchos complejos. Evidentemente hay entornos más experimentados en innovación, como por ejemplo, Silicon Valley, donde el talento y las oportunidades se encuentran con capital para invertir y ya no les suena tan arriesgado apostar por las startups; pero, si crees en la innovación, el entorno europeo es también muy adecuado. En España no hay gran tradición, pero atendiendo a las estadísticas, nuestro país se está poniendo al nivel innovador de otras potencias en los últimos años.

Parece que todo está inventado, pero podemos encontrar inacabables problemas no resueltos cuya solución puede ser un reto

-Antonio Alarcón Castro, Responsable de Desarrollo de Bastón Egara: Probablemente no es más difícil que en cualquier otro lugar del mundo, aunque es verdad que cuesta más contar con ayudas adecuadas, especialmente en las fases iniciales de los proyectos o cuando te diriges a colectivos minoritarios.

Miquel Perdiguer, CEO de Pensium: Innovar no es fácil, ya que cada vez hay más oferta de productos y servicios, y cada día descubrimos algo que no conocíamos y parece que todo está inventado, pero al profundizar podemos encontrar inacabables problemas no resueltos cuya solución puede ser un reto.

La dificultad aparece tanto en buscar incansablemente la idea que pueda funcionar como en la puesta en marcha de los proyectos. Los aspectos regulatorios son muy cambiantes y la financiación de las startups es muy exigente. Las alianzas y los reconocimientos externos son palancas fundamentales que en nuestro caso siempre nos han ayudado. Por eso es tan importante y positivo que haya entidades que ponen en valor la innovación y que aportan recursos para su desarrollo.

One thought on “Innovación en tiempos de coronavirus”

  1. En estos tiempos tan inciertos reconforta conocer proyectos como estos, que además de perseguir un forma de ganarse la vida, algo legítimo y plausible, lo hacen buscando beneficios para otros. Son buenas historias. Enhorabuena para El Gamusino y larga y exitosa vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *