Druk Another Round
Druk Another Round

Druk (Another Round)

La nueva película de Thomas Vinterberg, exhibida en el Festival de Cine de San Sebastián, nos muestra un peculiar ‘Resacón en Las Vegas’ al estilo danés, con un cuarteto de actores liderado por Mads Mikkelsen, a los que acompañamos en su deseo de recuperar la juventud perdida

Por Aida M. Pereda

Hemos tenido la oportunidad de ver Druk (Another Round), el nuevo filme del director danés Thomas Vinterberg, en el Festival de Cine de San Sebastián. A continuación os hacemos nuestra review de la película:

Según el filósofo y psiquiatra noruego Finn Skårderud, todos tenemos un déficit de alcohol en sangre que deberíamos suplir ingiriendo un mínimo de dos copas diarias para alcanzar una tasa del 0,05%. De esta forma, añade, conseguiríamos aprovechar al máximo nuestras capacidades y lograríamos alcanzar el éxito tanto en lo personal como en lo profesional.

Es esta insólita teoría, que avala el consumo de alcohol y que no cuestionarían personajes como Hemingway o Churchill, abre los ojos a Martin (Mads Mikkelsen), un profesor de Historia de mediana edad, que se siente estancado y fracasado. Ha perdido la alegría de la juventud y se siente solo. En clase tiene problemas para captar la atención de sus alumnos y no cuenta con la confianza de los padres de estos. Inmerso en plena crisis existencial, le pregunta un día a su mujer si cree que se ha convertido en alguien aburrido. “No eres el mismo hombre del que me enamoré”, reconoce ella.

Un experimento sociológico

A raíz de esta frase lapidaria, se verá tentado a animar a sus compañeros docentes a comprobar la eficacia de la teoría de Skårderud que les cuenta Nikolaj (Magnus Millang), el profesor de Filosofía, en la celebración de su cumpleaños en un experimento al que se apuntan también Tommy (Thomas Bo Larsen) y Peter (Lars Ranthe), los profesores de Gimnasia y Música.

¿Hay que verla?

Si te gustan las historias de autodestrucción y necesitas identificarte con los protagonistas para considerar creíble una película


0

gamopuntos

Sus protagonistas se comprometen a beber únicamente en horario de trabajo hasta mantenerse en el punto exacto que separa la barrera entre la sobriedad y la embriaguez

El movimiento dogma

Junto con Lars Von Trier, Thomas Vinterberg debutó con ‘Celebración‘ (1998), una cinta convertida en icono, que inauguró el llamado cine dogma. Un movimiento que rechazaba los estándares del séptimo arte consolidados hasta entonces y que se alejaba pretendidamente del ilusionismo y el glamour de Hollywood para adoptar un tono experimental más acorde con el documental, que mostraba un estilo propio de los autores europeos y un interés hacia temas incómodos y que nos invitan a reflexionar.

En Druk (Another Round), Vinterberg vuelve a recurrir a su actor fetiche, Mads Mikkelsen, con el que ya trabajó en otro de sus anteriores filmes ‘La caza’ (2012) -nominada al Oscar a la Mejor Película de Habla no Inglesa-, donde abordaba un tema tan delicado como son los abusos sexuales a menores, y lo hacía de una forma extremadamente valiente.

En ella nos mostraba el caso de Lucas, un hombre de cuarenta años, que tras un complicado divorcio ha encontrado una nueva novia y un nuevo trabajo. Pero algo empieza a ir mal: un detalle cualquiera, un comentario inocente y una mentira insignificante se extiende como un virus invisible sembrando la desconfianza en una pequeña población. Vigilado por sus vecinos tratará de sobrevivir en ese escenario claustrofóbico que se convierte en una batalla de acusaciones.

Vintenberg pone sobre nuestra mesa un vaso de alcohol y nos invita a acompañar a sus protagonistas en esta borrachera en búsqueda del éxito, la aceptación social y la juventud perdida

Druk (Another Round), un brindis a la juventud perdida

Convencido de que puede convertirse en la solución a todos sus problemas y con el deseo de recuperar a su familia y tomar las riendas en su trabajo, juntos emprenden este estudio sociológico en el que se comprometen a beber únicamente en horario de trabajo hasta mantenerse en el punto exacto que separa la barrera entre la sobriedad y la embriaguez.

Esta película, presentada en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián, aunque originalmente formaba parte de la sección oficial del Festival de Cannes -cancelado por el covid-, vuelve a demostrar la capacidad de Thomas Vinteberg de explorar el alma humana y mostrarnos sus debilidades y contradicciones.

En esta ocasión, el director danés nos plantea un curioso argumento que si bien de primeras puede hacernos rememorar la saga de ‘Resacón en Las Vegas’, el poso danés convierte esta película en una historia agridulce, donde aparecen las luces pero también las sombras del alcoholismo.

Vintenberg pone sobre nuestra mesa un vaso de alcohol y nos invita a acompañar a sus protagonistas en esta borrachera en búsqueda del éxito, la aceptación social y la juventud perdida. Así, el espectador compartirá con sus protagonistas el subidón inicial de los primeros tragos pero también se verá tentado a quitarles la botella de las manos cuando la fiesta se les vaya de las manos y compartirá con ellos el dolor de cabeza durante sus resacas. Lejos de convertirse en una oda al dios Baco, Druk (Another Round) brinda por recuperar nuestras ganas de vivir cuando hemos perdido el sentido de nuestro camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *